Sólo compartir el presave de Spotify no es una estrategia de marketing.

El de Apple Music tampoco.